10 respuestas para cuando te digan “se te acostumbrará en los brazos!”

als braços

      Como nos sentimos los padres cuando nuestro pequeño/a siempre nos pide estar encima nuestro? Hacemos bien si lo tomamos? O mejor no hacerlo por si se acostumbra? Por qué nos piden subir en brazos, los niños? Nos quieren tomar el pelo? Hasta cuando durará? Qué herramientas podemos utilizar para que nos sea más fácil y menos costoso llevar a nuestro hijo/a encima?

      En este artículo explico, como doula y profesional del porteo, por qué los niños piden ser acarreados, y qué respuestas (algunas en clave irónica), podemos dar al respecto.

       

      Respuesta 1, la instintiva: “Es nuestra conducta animal, sólo faltaría que no me pidiera brazos”.

      La conducta normal de cada animal es la que es. Como animales (olvidémonos por un momento de nuestra inteligencia, pensemos en que somos mamíferos y ya está) también tenemos unas conductas asociadas que no nos enseña nadie, vienen con nosotros, con nuestra condición de ser animal.

      Los humanos somos del grupo de los Primates. Dentro de la especie de los Mamíferos, somos un grupo donde se cree que una de sus conductas espontáneas era (y es) la de subir a los árboles. Un tipo de mamífero que se adaptó a subir a los árboles. Esto significa que esta conducta la recibe también la cría, y con ella de manera inherente. ¿Cómo? Pues debido a que las madres trepan por los árboles, las crías no tienen más remedio que engancharse al pelo de la madre si la quieren seguir, van con ella y observan lo que hace hasta que ya tienen la suficiente autonomía como para dejar de depender de el adulto y, de repente, se sueltan y empiezan a saltar árboles. Nadie le ha enseñado a saltar árboles, pero lo lleva dentro, como especie. Ni tampoc nadie le ha dicho que para aprenderlo tiene que engancharse a la madre. Tenemos esta impronta incorporado fruto de nuestras generaciones ancestrales.

       

      Respuesta 2, la peluda: “Me pide brazos por qué no tengo pelo donde se pueda coger “.

      Como hemos dicho antes, el chimpancé cría va enganchado al pelo de la madre hasta que se siente preparado para saltar él sólo de rama en rama.

      La diferencia entre nosotros y el chimpancé es que nuestros hijos no se pueden pegar en nuestra capa de pelo ya que no tenemos, y por eso nos piden ser acarreados: porque tienen las mismas necesidades que el chimpancé pero no tienen el mismo soporte donde agarrarse.

      Durante el tiempo en que el bebé humano no se desplaza, en el caso de no poder ser atendido en sus necesidades básicas, generan el LLANTO como instinto de supervivencia, ya que no son ni autónomos ni tienen pelo donde agarrarse, por tanto, la única solución es que los cojamos nosotros. Lloran pues, porque en su memoria ancestral y mamífera, alguien los salve de los depredadores de la selva.

       

      Respuesta 3, la antropológica: “Es que no somos ni nidífugas ni nidícolas”.

      Para dar esta respuesta, es necesario que conozcamos que existen diferentes grados de desarrollo de las crías de los animales cuando nacen. Estas se establecen en dos clasificaciones principales: nidífugas (a grandes rasgos: tienen un período largo de gestación, pocas crías, autorregulen la temperatura, las crías nacen con autonomía, leche baja en grasas – maman a menudo, etc. Ejemplo: el caballo); nidícolas (nacen varias crías a la vez, necesitan alimentarse de la madre durante un tiempo hasta que se valen por sí mismas, no regulan la temperatura al nacer, leche alta en grasas – maman pocas veces al día, etc. Ejemplo: los gatos) .

      Pero, en el caso de los Primates, somos una mezcla entre nidífugas y nidícolas:

      • Tenemos pocos partos yla mayoría sonde una cría.
      • Necesitamoscontacto físico.
      • No regulamos bienla temperaturaal nacer (se gasta mucha energía en aumentar la temperatura en el caso que disminuya).
      • Leche baja en grasas, ligera: necesidad de mamar a menudo.
      • Órganos sensoriales no desarrollados del todo.
      • Instinto de supervivencia es el llanto.

       

      Las características de los Primates hacen que el hecho de ser acarreados ofrezca al bebé primate todo lo que éste necesita: el contacto físico, una mejor y más rápido regulación de la temperatura, la detección más rápida de la necesidad de alimento del bebé… Todo esto mientras éste termina de desenvolupar sus órganos sensoriales y está tranquilo y relajado. Del contrario, de no estar en brazos, se les activa el estado de alerta de peligro y lloran.

       

       

      Als braços

       

       

      Respuesta 4, la evolutiva: “Está bien que me pida brazos, demuestra que es inteligente”.

      Dentro de los Primates y dentro la escala evolutiva de los Homínidos, es decir, desde el chimpancé hasta el hombre tal y como lo conocemos hoy en día, es muy importante saber que hemos evolucionado hasta el día de hoy gracias a:

      – Haber pasado de ir a cuatro patas a dos piernas.

      – Poder tener la libertad de manos (para recolectar …).

      – Ser más inteligentes: a ugment de la capacidad cefálica.

      – Disminución del ancho de la pelvis (para sostener el peso del cuerpo sobre las dos piernas).

       

      Respuesta 5, la sorprendente: “Nació en la semana 42, pero es que es prematuro”.

      Todas las etapas de nuestra vida son largas, duran años (infancia, pubertad, adulto), por lo tanto, parecería lógico que la etapa gestacional también lo fuera, pero en cambio, no llega ni a un año, es tan sólo de 9 meses.

      Los rasgos característicos comentados en la respuesta 4 justifican esta respuesta 5, ya que tener el cráneo más grande debido al aumento de la capacidad cefálica, junto con la disminución del ancho de la pelvis, supuso que la cavidad de la pelvis por donde debía salir el cráneo fuera más estrecha. La evolución pues, ha hecho que para poder nacer, haya que hacerlo en el momento en que el cráneo todavía puede salir por la cavidad pélvica. Esto es, por tanto, a los 9 meses de gestación.

      Esta situación hace que se puedan considerar nuestros partes como prematuros, ya que según diversos autores e investigadores (Portmann, Kovack), se considera que la gestación del ser humano debería ser aproximadamente de entre 18 – 21 meses, u otros (Bostock) que consideran que el ser humano debería nacer cuando es capaz de alejarse él solo del peligro, por tanto, correspondería a cuando empiezan a gatear (que es alrededor de los 9 meses).

       

      Respuesta 6, la extrauterina: “Es que se está gestando aunque esté fuera de mi vientre”.

      Como ya hemos introducido en la respuesta anterior, cuando el bebé nace a los 9 meses – considerando un parto a término -, a pesar de no estar en el vientre materno sigue teniendo la necesidad de seguir gestándose. En este punto debemos introducir el concepto de exterogestación, o de la vida extrauterina, o los 9 segundos meses fuera útero.

      El bebé extrauterino necesita:

      1. Acabar de desarrollar los órganos sensoriales.
      2. Regular la temperatura corporal.
      3. Respuesta ante una alta demanda de alimento ya que la leche es ligera en grasas.
      4. Seguir en contacto físico (como el útero).
      5. Tener contacto visual.
        1. Sentir la voz y el corazón de la madre (recuerda el útero).
      1. Contención, recogimiento: un lugar seguro, psicológico y físicamente para desarrollarse como persona (como en el útero).

       

      Respuesta 7, la madura: “Tendrá brazos para tiempo”.

      Carlos González explica los resultados de una investigación realizada hace unos años: los humanos no somos capaces mantenernos agarrados en el cuello de la madre hasta que no tenemos 1 año o 1 año y medio. Y no caminamos con firmeza y conciencia hasta los 3 años, y aún así, no lo hacemos si estamos cansados, con sueño o con malhumor. Y, a partir de los 6 años ya caminamos solos y con seguridad, pero aún así preferimos ir de la mano de un adulto para no perder su referencia.

      En esta investigación, se concluye que el caminar / independencia de los bebés humanos no es un proceso de aprendizaje sino de maduración.

       

       

      Als braços

       

       

      Respuesta 8, la maternal: “No lo sé, ni me importa”.

      Como adultos, el instinto maternal forma parte de una conducta innata de protección de la especie, de la misma manera que lo es el instinto de supervivencia del bebé.

      Oir el llanto de un bebé y no poder atenderlo o calmarlo nos angustia, nos inquieta, nos preocupa porque queremos que aquel bebé esté bien. Queremos que nuestra especie perdure, y eso es lo único que nos debe importar.

       

      Respuesta 9, la práctica: “Ya me va bien, por eso me ayudo del porteo”.

      El porteo es un herramienta que sustituye y libera los brazos y que a la vez, aporta al niño todo lo que necesita en el momento en el que se encuentra:

      • Imita el espacio cerrado y protegido del bebé en el vientre.
      • Facilita la lactancia materna (tiene el pecho más cerca y nos es más fácil detectar cuando tiene hambre).
      • Facilita el contacto, las caricias, escuchar el corazón de la madre.
      • Facilita el vínculo madre – bebé en casos de separación del bebé, nacimiento por cesárea, parte instrumentalizado, nacimiento prematuro …
      • Facilita superar barreras arquitectónicas (escaleras, transporte público …).
      • Mejora la postura al cargar el bebé (ganamos en higiene postural).
      • Hay portabebés toddler que nos permiten llevar a niños de hasta 3, 4 o 5 años en brazos.

      No a todo el mundo le es válido el mismo portabebés, hay que tener presente hérnias discales, escoliosis, agilidad del porteador … TAmbién es importante valorar las condiciones físicas del bebé (prematuriedad, hipertensión, hipotensión, maduración ósea…). Por eso es importante asesorarse bien para encontrar el mejor portabebés para cada familia.

      Además de todo lo que ofrece el porteo, es importante también observar las necesidades del bebé, favorecerle momentos de libertad de movimiento, de descubrir el entorno, de sus límites corporales, para seguir con su proceso madurativo hacia a la autonomía.

       

      Respuesta 10, la vuestra.

      Dejo esta respuesta sin bautizar, para que seáis vosotros quienes encontréis la que sea más significativa y sincera y la que os represente a cada familia.

       

       

      Roser Pont
      Doula i assessora de porteo y lactancia
      Creadora del proyecto Instint de Mare*

       

      *A través del proyecto Instint de Mare, Roserofrece acompañamiento a nivel individual a la mujer y la familia durante el proceso del embarazo, parte o postparto. Conduce grupos de apoyo a la crianza, a la lactancia y talleres de porteoen Sabadell, Igualada y Cervera y también vía online. Por otro lado, también organiza talleres y charlas de temáticas concretas con otros profesionales alrededor de la maternidad y la crianza. Puedes consultar aquí su agenda de actividades.

       

      Categories: Bebès, Blog, Blog, Embaràs, Fills, Hijos