11 Cosas que puedes hacer para evitar una inducción al parto

Embarassada

      Si estás embarazada del primer hijo, es probable que el embarazo se alargue y pases de las 41 semanas bajo la amenaza de la inducción. Pero a veces también pasa con el segundo o tercero, vas viendo pasar los días y no hay indicios que nada cambie.

       

      Cuando la espera se alarga

       

      Las ginecólogas ya avisan días antes de la fecha límite, que acostumbra a ser 41+3 o 41+4, porque  que te vayas haciendo la idea que será un parto largo y a menudo costoso.

      A menudo llegan mil recomendaciones por todas bandas: las madres, las amigas e incluso de desconocidos. Y tú no tienes claro si lo puedes hacer o puede ser perjudicial para el bebé.

      Generalmente es a partir de las 40 semanas (fecha probable del parto), que las mujeres suelen ponerse nerviosas y puede aparecer el miedo a la inducción.

      Como comadrona, veo la necesidad de exponerte las diferentes opciones que tienes, que empíricamente han funcionado a bastantes mujeres y te pueden ayudar.

      Las primeras palabras son de confianza en el proceso:

       

      Keep Calm and be patient o Keep Calm and walk.

       

      Una de les primeres propostes és que negociïs amb el teu equip mèdic si aquesta data es pot posposar amb el teu consentiment i sota vigilància (ecografies i altres controls per confirmar el benestar del nadó). A molts països es deixa arribar a les 43 setmanes. Aquí pots trobar-te que si és Nadal o Setmana Santa o estiu, la inducció sigui abans de la 41.

      Una de las primeras propuestas es que negocies con tu equipo médico si esta fecha se puede posponer con tu consentimiento y bajo vigilancia (ecografías y otros controles para confirmar el bienestar del bebé). En muchos países se permite llegar a las 43 semanas. Aquí puedes encontrarte que si es Navidad o Semana Santa o verano, la inducción sea antes de la 41.

       

      Cuando la espera se hace larga para tu entorno

      Aun así, la actitud principal tiene que ser de serenidad y confianza y si recibes mucha presión de la familia y amigos, tendrías que tener una serie de frases preparadas para calmarlos a ellos también.

      De más amable a molesta, puedes contestar…

      • La matrona me ha dicho que estoy empezando a dilatar, que necesita su tiempo y que todo empieza lentamente.
      • La ginecóloga me ha dicho que todo está bien y todavía tengo días.
      • Necesito que no me agobiéis para poder estar tranquila y ponerme de parto.
      • Keep calm and leave me alone y no me llaméis más, por favor.

       

       

      A partir de las 39 semanas

      De cualquier manera, a partir de las 39 semanas ya puedes empezar a hacer caminatas de dos horas a buen paso, cada día, a hacer el amor con tu pareja sin poner barreras al placer y a recibir estímulos sexuales en todo el cuerpo (también a los pezones y a las orejas). A hacer visualizaciones de la apertura de la flor de loto o del momento en que recibes tu bebé en brazos y sientes la satisfacción del hecho que todo está bien. Estas visualizaciones son muy recomendables y tienen muchos buenos resultados, despertando la oxitocina y las endorfinas, por esta razón no te lo recomiendo  si todavía no estás en la fecha de parto.

       

      Actuar en pro del parto antes de las 39 semanas, es sacarle al bebé las últimas semanas de una de las vivencias más llenas y satisfactorias de su vida: La de estar mimado y columpiado constantemente dentro de la madre, sin agresiones de luces, sonidos y contactos ásperos.  Dentro del útero, en calma, caliente, contenido.

       

       

      A partir de les 40 semanas

      1. A partir de la semana 40 te propongo que salgas cada día a andar dos horas seguidas de manera activa, a buen ritmo. No paseando ni mirando escaparates, sino por zonas verdes, plazas, caminos rurales. Y si puede ser acompañada, que es más agradable.

       

      2. La hipnosis o relajaciones profundas (que entreno con las parejas en el programa de HYPNOBIRTHING)  junto con visualizaciones, son una buena opción. Te ayudarán a relajar el sistema nervioso y toda la musculatura uterina, haciendo  que se pueda desencadenar el parto y que las contracciones sean más efectivas. Se trata de hacer trabajar el sistema parasimpático y no el sistema nervioso simpático que bloquea toda la síntesis de hormonas encargadas de desencadenar el parto.

       

      3. Si la inducció és una realitat imminent, pots començar ja a prendre dues infusions al dia de fulla de gerd (frambueso en castellà), posant una culleradeta de postres d’herbes per tassa. De fet, ho pots fer des de la setmana 39. La fulla de gerdera és uterotònica i l’experiència ens diu que estova el coll fent que les contraccions siguin més efectives. No indueix el part, però el facilita. Prepara el coll de la matriu i és innòcua per mare i fill/a. A més, la pots seguir prenent durant el postpart per ajudar a l’úter a contraure’s i així evitar hemorràgies o pèrdues de sang excessives.

      Si la inducción es una realidad inminente, puedes empezar ya a tomar dos infusiones al día de hoja de frambuesa, pon una cucharada de postres de hierbas por taza. De hecho, lo puedes hacer desde la semana 39. La hoja frambuesa es uterotónica y la experiencia nos dice que ablanda el cuello haciendo que las contracciones sean más efectivas. No induce el parto, pero lo facilita. Prepara el cuello de la matriz y es inocua para madre e hijo/a. Además, la puedes seguir tomando durante el posparto para ayudar al útero a contraerse y así evitar hemorragias o pérdidas de sangre excesivas.

       

      4. Puedes añadir condimentos picantes a la comida, como el curry, la pimienta negra, el jengibre, el orégano, la canela. Hazlo de manera moderada pero cada día, siempre que no te lleve molestias a la zona del ano. El chocolate negro con canela también es útero estimulante, es decir que te podrás permitir un pequeño placer los días antes del parto.

       

      5. Haz una purga con aceite de ricino o de linaza. Toma 1 o 2 cucharadas soperas el día que haces 41 semanas, a primera hora de la mañana. Esto puede provocar que tengas un vaciado intestinal, haciendo mover intestino y así generando algunas contracciones que pueden inducir el parto. Es un poco molesto pero bastante efectivo.

       

      6. La homeopatía puede actuar mejorando la preparación del cuello de la matriz y haciendo más efectivas las contracciones con el Caulophyllumi el Actaea racemosa. Esta combinación también ha ayudado a muchas mujeres. Los expertos recomiendan hacer un seguimiento con un homeópata experimentado para combinarlas con la fórmula personal de cada cual.

       

      7. La acupuntura realizada por un profesional titulado ha demostrado ser efectiva para estimular que el feto se gire espontáneamente orientándose en cefálica o cabeza abajo. También es útil para aligerar el dolor de las contracciones y estimular que aparezcan para iniciar el parto. No descartes la opción!

      Punt d'acupuntura per induir el partPer altra banda tens la digitopuntura. En aquestes imatges t’ensenyo els punts a tocar i com pots fer-ho tu o la teva parella.

      Por otro lado tienes la digitopuntura. En estas imágenes te enseño los puntos a tocar y como puedes hacerlo tú o tu pareja.

       

      Con el dedo pulgar e índice de una mano haz presión y masaje en círculos durante un minuto. Puedes utilizar una gota de aceite o crema y lo repites unas 8 veces a cada día.

      A 4 dedos por encima del hueso del tobillo hay un punto ligeramente doloroso al presionar. Pon aceite y repite la misma operación que has hecho en la mano: masaje durante un minuto unas 8 veces al día.

      En este ejercicio puede ser que necesites ayuda porqué al final del embarazo no es fácil llegar a los pies.

       

      8. Las Flores de Bach actúan en el ámbito emocional y por tanto pueden ayudarte a reducir los miedos y los temores profundos. Desbloquear tensiones es fundamental para tener una buena vivencia del parto. Consulta con algún profesional que sepa hacer un buen diagnóstico.

      9. Si crees que el problema es un bloqueo emocional, no dudes en contactar conmigo o con tu comadrona, en hablar con la pareja, la madre, la hermana o alguna mujer que tengas accesible. Es terapéutico darte tiempo para interiorizar y averiguar cuál es el miedo verdadero que bloquea el sistema nervioso y en consecuencia las hormonas.

       

      10. No olvides la estimulación de la oxitocina con el tacto delicado y suave. La estimulación de los pezones, el orgasmo, el coito vaginal, la risa y el sentimiento de sentirte estimada y deseada son de gran ayuda.

      11. L’oli essencial d’espígol ajuda a calmar el dolor i a que et sentis més tranquil·la. L’oli de Sàlvia Romana et calma el dolor de les contraccions. Es recomana barrejar els dos en una base d’oli d’ametlles dolces i fer-lo servir els dies previs al part per fer massatge en la zona del baix ventre i lumbars o fer massatge als peus.

      El aceite esencial de lavanda ayuda a calmar el dolor y a que te sientas más tranquila. El aceite de Salvia Romana te calma el dolor de las contracciones. Se recomienda mezclar los dos en una base de aceite de almendras dulces y usarlo los días previos al parto para hacer masaje en la zona del bajo vientre, lumbares o hacer masaje a los pies.

      escència Salviaromana Planta de Salvia Romana

       

      Con 5 gotas por cada 30 cc de aceite de almendras dulces harás una buena mezcla que también puedes utilizar en el parto.

       

       

      Todas estas propuestas te pueden ayudar a iniciar el parto, a pesar de que hay un pequeño porcentaje de mujeres que ni con estímulos se ponen de parto, por un problema de salud anterior.

      Si todo está bien en los controles previos, pide que aplacen unos días la inducción e insiste en estas recomendaciones, es importante evitar un parto excesivamente medicalizado. 

       

      Judit Cos Busquets
      www.mamaconscient.com
      Llevadora col.37709
      HypnoBirthing Practitioner

       

       

      Categories: Blog, Blog, Embaràs, Salut