Ya tengo el diagnóstico de TEA. I ahora qué?

Intervencions del TEA

      Una vez tenemos el diagnóstico de TEA, si buscamos en la red, se nos abre un abanico de posibilidades muy amplio de intervenciones y que nos puede marear con tantas opciones. Este artículo busca poner un poco de orden en todas estas ideas que podemos tener al respeto.

       

      Opciones públicas de intervención del TEA 

      El servicio público ofrece 2 opciones en función de la edad del niño:

      • CDIAP (Centre de Desenvolupament Infantil i Atenció Primerenca): Son centros concertados por el Departament de Benestar i Família y se encargan de atender a los niños hasta los 6 años que tienen o pueden tener algún tipo de dificultad en su desarrollo. Suelen ser centros que tienen psicólogos, fisioterapeutas, logopedas y trabajadores sociales. Algún golpe pueden tener neuropediatra o psiquiatra. Ofrecen intervención, habitualmente de una sesión semanal de unos 45 minutos de duración. La realidad es que en Cataluña hay mucha demanda de este servicio y, a la práctica, a muchos niños se los da el alta a los 4-5 años en vez de los 6.
      • CSMIJ (Centre de Salut Mental Infantojuvenil): Estos centros son centros públicos que dependen del Departamento de Salud y atienen a la población infantojuvenil desde los 6 años (o alta al CDIAP) hasta los 17. En este caso la modalidad de intervención es más de seguimiento. Con suerte conseguiremos una visita mensual. La mayoría a veces en niños con TEA, las visitas acaban siendo cada 2-3 meses.

      Con esta realidad, muchas familias combinan la atención pública con la atención privada.

       

      Opciones privadas de intervención del TEA 

      En cuanto a opciones privadas se nos amplía mucho el abanico. F.Mulas (2010) hace un muy buen resumen en su artículo titulado “Modelos de intervención en niños con autismo

       

      Intervenciones biomédicas

      Son las intervenciones basadas en dieta y suplementos vitamínicos. Habitualmente consisten en sacar el gluten y la caseína de la dieta y añadir una serie de suplementos. En cuanto a resultados, sólo algunos niños se benefician de ellas obteniendo disminución de comportamientos estereotipados, disminución de pataletas e incremento de atención. Si se consigue esto, el niño está más preparado por el aprendizaje proveniente de la intervención principal.

      También encontraremos intervenciones que dan algún tipo de medicamento, no por el TEA en sí, sino por alguno de sus síntomas. Normalmente se dan medicaciones relacionadas con la eplilépsia, antipsicóticos o bien medicaciones relacionadas con el déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Recordamos que cada niño con TEA es diferente y hará falta un estudio detallado de si a este niño le puede ir bien o no una medicación.

      Este tipo de intervenciones se tendrían que ver como un complemento a la terapia principal. Hay que decir que muchos niños con TEA no toman ningún tipo de medicación.

       

      Intervencions del TEA

       

      Intervenciones psicoeducativas

      Para empezar tenemos dos grandes modelos: orientación psicodinámica y orientación cognitivo-conductual. La mayoría de intervenciones en TEA del sistema público catalán, son de orientación psicodinámica. Sin embargo, al resto del estado español la modalidad que impera es la cognitivo-conductual.

       

      También nos encontramos con 2 formatos: el formato de despacho, es decir, el niño va a la consulta a recibir la intervención, y el formato de entorno natural en el que el equipo terapéutico se desplaza en el entorno del niño para administrar la intervención.

      • Intervenciones conductuales: Se basan en enseñar al niño diferentes habilidades de manera estructurada, teniendo presente todas las áreas del desarrollo. Típicamente se denomina ABA (Análisis de la Conducta Aplicada). Se utilizan técnicas basadas en las teorías del aprendizaje. Cada centro ofrece diferentes tipos de intensidades en sus programas (entre 1 y 40h semanales en función del centro) adecuándose al niño y la familia, así como modalidades en consulta y/o en entorno natural, según el centro.
      • Intervenciones evolutivas: Más centradas en el desarrollo social, la comunicación y habilidades para la vida diaria, trabajando en ambientes estructurados. Buscan sobre todo centrarse en desarrollar relaciones positivas con las otras personas. El tipo de intensidad y el formato de intervención varía de un centro a otro.
      • Intervenciones basadas en terapias concretas: Se centran en dificultades concretas como puede ser la comunicación o el desarrollo sensoriomotor. En cuanto a las intervenciones en dificultades de comunicación se centran en dotar al niño de claves visuales para ayudarlo a comunicarse y a entender su entorno. Generalmente se utilizan sistemas que usan pictogramas (PECS, por ejemplo) o lengua de signos. En cuanto al desarrollo sensoriomotor, las intervenciones suelen ser las de integración sensorial. Se basan en ayudar al sistema nervioso a interpretar correctamente los estímulos del entorno y actuar de manera apropiada. Por ejemplo, si estoy en clase y hay ruido en la calle, un niño con dificultades en este aspecto, su cerebro puede no saber distinguir a qué estímulo tiene que hacer caso en aquel momento (maestro, ruido del proyector o ruido de la calle), de forma que le puede crear mucha confusión e interferir en el seguimiento de la clase.
      • Intervenciones basadas en la familia: Toman la familia como base de la intervención, de forma que los forman y los apoyan en los diferentes aspectos que necesita el niño.
      • Intervenciones combinadas: Son aquellas en las que se combinan elementos, generalmente de las intervenciones conductuales y las evolutivas. En este grupo podemos encontrar, por ejemplo, las intervenciones TEACCH, SCERTS o DENVER.

       

      Una vez hecha esta clasificación, si el lector ha navegado por la red, habrá visto que existen muchas más intervenciones, algunas de ellas, incluso peligrosas por la salud de los niños. Por lo tanto, como saber qué escoger o qué puede ir mejor?

       

       

      La recomanació és buscar l’evidència científica i fugir dels “tractaments miracle”. El TEA, ara per ara, no té cura, per tant recomanem intervenir l’abans possible per tal de dotar a l’infant d’habilitats, aprenentatges i estratègies que el puguin dotar del màxim de funcionalitat possible. A més, recomanem buscar un equip amb el que la família s’hi trobi a gust, ja que en principi la intervenció serà llarga i per tant, cal que hi hagi “feeling” amb l’equip que ens porti.

       

       

      La recomendación es buscar la evidencia científica y huir de los “tratamientos milagro”. El TEA, hoy por hoy, no tiene cura, por lo tanto recomendamos intervenir lo antes posible para dotar al niño de habilidades, aprendizajes y estrategias que lo puedan dotar del máximo de funcionalidad posible. Además, recomendamos buscar un equipo con el que la familia esté a gusto, puesto que en principio la intervención será larga y, por tanto, hace falta que haya “feeling” con el equipo que nos lleve.

       

       

      La evidencia científica explica que las intervenciones más efectivas tienen una serie de elementos comunes:

      • Inicio temprano (antes de los 6 años de edad)
      • De base cognitivo-conductual
      • Modalidad intensiva
      • Aplicación en entorno natural
      • Se interviene en todas las áreas de desarrollo del niño
      • Formación de la familia

       

       

      Un buen complemento de integración sensorial, con un profesional cualificado, si el niño tiene dificultades en el procesamiento sensorial puede ayudar mucho, puesto que este tipo de intervención también está dando muy buena evidencia.

       

       

      Marta Lladó
      Psicòloga sanitària
      Co-fundadora, Sòcia i Directora de TEAyudo.

       

       

       

      Categories: Blog, Fills, Hijos, Psicologia infantil, Salut